top of page

Digital Transformation Insights

  • Carlos J. Vila Vergara

La rana y el bogavante



Hoy me he encontrado nuevamente con el cuento de la rana (o práctica de laboratorio, lo que sea). Todos lo conocemos. Según dice, si pones una rana en un recipiente de agua fría y lo llevas lentamente a ebullición, la rana se queda tan tranquila hasta que es demasiado tarde. Como el agua se calienta despacito, la rana está en la gloria, como en un spa. Cuando el agua alcanza una temperatura ya letal, la rana se da cuenta, pero es demasiado tarde y muere achicharrada. Su instinto se activa demasiado tarde para salvarla. Fin. Muerta.


A mí siempre que oigo esta historia me vienen a la cabeza los bogavantes que mi padre, por gallego y amante del marisco, ha estado oficiando desde que tengo uso de razón. A diferencia de la rana, el bogavante vaya si se da cuenta de que no está en una piscina climatizada sino en un caldero con agua que va a hervir de un momento a otro, con las funestas consecuencias para él que del hecho se derivan. Claro que mi padre no calienta el agua despacito, sino a lo bestia. Cuando el bicho es de más de 2 kilos, hacen falta 2 o 3 tíos para sujetar la tapa y que no se escape. Aterrador. Seguro que hay leyes y directivas europeas que persiguen esta práctica. Bueno, mi padre acaba de cumplir 90 años y creo que no va a la cárcel. Por si acaso no digáis nada.


Estas historias siempre me recuerdan a situaciones muy habituales en los negocios. Quizá las estés viviendo ahora.

Igual tu instinto es más rápido que el de la rana y te estés oliendo que el entorno cambia y tu competencia también y eso que notas no es calorcito, sino que te van a achicharrar. O tu entorno cambia muy deprisa y te das cuenta de inmediato como el bogavante pero notas que algo sujeta la tapa y no puedes escapar.


El lunes 24 de noviembre iniciaré una newsletter en linkedin (sí ahora hay de eso) que llamo Inteligencia Artificial sin bobadas, en la que contaré de forma sencilla cómo la IA te hace ganar dinero. O puede evitar que te achicharres como una rana o un bogavante.


Si ya notas el calor demasiado alto y crees que puedo ayudarte, pásate por mi perfil y envíame un mensaje. Un SOS, o una pregunta, o lo que sea. Siempre respondo.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

 Transformación Digital

blog haiyue.png
bottom of page